Location, FL, 33141
+1 (305) 606-0855
hola@wedoabc.com

WAALSTRAAT

WAALSTRAAT

A diario, las noticias en todas las plataformas nos hablan de cambios en indicadores económicos, datos sobre instituciones financieras, alzas, bajas, tendencias dándonos la impresión que una gran masa de dinero circula entre mercados que no conocemos ni controlamos, sin embargo, dictan y establecen tendencias a nivel global. Todo esto sucede sin descanso pues por los husos horarios, prácticamente el mercado financiero no se detiene en su inmenso territorio por lo que el dinero bien puede decir “en mi imperio nunca se pone el sol”, parafraseando a lo que un fraile dijese a Carlos I (1516-1556) Rey de España entre 1519 y 1556.

Lo interesante es que, desde el más completo desconocedor de finanzas al más experto en el asunto, ambos con seguridad han escuchado hablar de la “bolsa de valores” y por supuesto, de la más nombrada y líder, situada en la ciudad de New York. Es el centro neurálgico del capitalismo, el marcador de tendencias que impactan en los negocios alrededor del mundo, medio para la creación de grandes riquezas así como de pérdidas de igual o mayor tamaño. La pregunta es, ¿cómo ha llegado hasta aquí? ¿Dónde y cuándo empezó a funcionar esta máquina de poder y progreso? Veamos como siempre su historia, presente y aventuremos un futuro.

Ya en el siglo XIII, una familia noble belga, los Van der Buerse se dedicaban a las transacciones financieras y es recién en el siglo XVI cuando nace el concepto de “bolsa” en el edificio que estos poseían en Brujas, el “Ter Buersen inn” era donde estos negocios se realizaban. El término “buersen” fue derivando en “burse” luego en “bolsa” en razón de los sacos de cuero que, a modo de escudo estaban fijados en la fachada de la propiedad. Si bien esto se considera el inicio, no fue sino hasta 1602 cuando se crea la primera bolsa oficial más antigua, la de la ciudad de Amsterdam, fundada por la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, primera en funcionar como mercado de compra y venta de acciones. La idea era recaudar fondos para futuros viajes de negocios que la misma mantenía principalmente con Asia.

Con el proceso de colonización de América del Norte, los primeros colonos de origen holandés fundaron Nueva Ámsterdam en 1626 bajo la tutoría de Peter Minuit (1590-1638) quien comprase la isla de Manhattan a los indios por 24 dólares de la época. Los habitantes (270), para protegerse decidieron construir una rústica barrera de palos que fue mejorada en 1652 por iniciativa de Peter Stuyvesant (1610-1672), Gobernador de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales. En esos días, subastadores y distribuidores se reunían en ese “muro” a negociar bonos y acciones, así como también a comprar y vender esclavos, tanto africanos como indios. En 1664 los holandeses fueron expulsados por los británicos quienes renombraron la colonia como New York. A la vera del muro construyeron una vía en 1699 destruyendo la empalizada y nombrando a esa ruta Wall Street, como deformación del termino holandés Waalstraat.

Al pie del muro había un árbol, el “bottonwood” (Conocarpus erectus) bajo el que se reunían comerciantes y especuladores a negociar y, con la finalidad de estructurar las operaciones y evitar subastas manipuladas, 24 de ellos formalizaron en 1792 el Acuerdo de Bottonwood, origen de la Bolsa de New York o New York Stock Exchange (NYSE) como se lo conoce actualmente. A esta bolsa la sucedieron, Paris (1794), London (1801), Bombay (1875), Tokio (1878) Hong Kong (1891) y Shanghái (1990) consideradas actualmente como representantes del mercado financiero global.

Wall Street fue escenario de la inauguración del primer presidente, George Washington (1732-1799) en 1789 así como el lugar donde se aprobó la Declaración de Derechos en 1791. La arquitectura del sistema financiero del país estuvo a cargo del primer secretario del Tesoro, Alexander Hamilton (?-1804). Al término de la Guerra Civil (1861-1865) una explosión de prosperidad en el norte del país convirtió la calle en el centro bancario, conectando al “viejo mundo” con un “nuevo mundo de ambición”. Hombres como J.P Morgan (1837-1913) , John D. Rockefeller (1839-1937, Cornelius Vanderbilt (1794 1877), Andrew Carnegie (1835-1919) entre otros fueron claves en el desarrollo de la bolsa, impulsando a pequeños y medianos ahorristas a sumarse a ésta.

En 1884, Charles Henry Dow (1851-1902) comienza a observar y seguir once acciones y junto a Charles Bergstresser (1858-1923) y Edward Jones (1856-1920) crean el Índice Dow Jones, con once empresas inicialmente y luego treinta que se mantienen hasta hoy. Del grupo original solo permanece General Electric. El primer Índice Dow se publicó en 1896 y tuvo un valor de 40.9 puntos estando al momento de escribir este artículo en 31.000 puntos, lo que indica el crecimiento que ha tenido la economía en poco más de un siglo. Si bien Dow Jones sigue siendo importante, Standard & Poors creado en 1923 por Henry Varnum Poor (1812-1905) con 233 compañías y ampliado en 1957 a 500 es considerado por quienes operan en el mercado bursátil como el más importante por la cantidad y diversidad de empresas que lo componen.

Pocos años después, en 1929 el mercado estaba en alza, los inversionistas seguían apostando a la bolsa que tuvo un leve descenso comenzando octubre y unos días después, el renombrado economista Irving Fisher (1867-1947) afirmo que “el dinero está a salvo en Wall Street”, el mercado se desplomó dando comienzo a la gran depresión que afectó a Estados Unidos impactando también la economía mundial como nunca antes, ni después. A partir de entonces, se establecieron regulaciones para dar cierta tranquilidad a los inversionistas sin que esto representase total seguridad; de hecho, en 1987 la bolsa sufrió otro gran desplome, creando una recesión que duro por varios años. Todo siguió fluyendo con las normales alzas y bajas de un mercado de este tipo hasta que en 2008 una nueva caída, producto de las famosas hipotecas “subprime” palabra que define a “debajo de lo óptimo” provocó una crisis que impactó los mercados mundiales generando recesión que tomó poco más de un quinquenio en recuperarse.

Al igual que en otros ámbitos de la sociedad, cierto grado de discriminación también estuvo presente en Wall Street así como en el mundo financiero, sin embargo, en 1943 Muriel Siebert (1928-2013) se convirtió en la primera mujer miembro de la bolsa de New York. Yendo más lejos aún, en 2018, Stacey Cunningham (1974) se convirtió en la primera mujer en presidirla dando así un giro importante a la presencia femenina en este ámbito.

Dos animales fueron elegidos para representar los movimientos del mercado, el oso y el toro. El primero refleja una tendencia bajista y el segundo la alcista marcando con sus figuras los “humores” del mercado. Como agradecimiento al progreso personal obtenido, el escultor italiano Arturo Di Modica (1941) creó en1987 la escultura de bronce de más de tres toneladas que se ubica frente al edificio de la bolsa, luego del famoso desplome económico de ese año, catalogando la fecha como “lunes negro”. El artista quiso representar la agresividad, el coraje de los agentes de bolsa, así como la prosperidad y optimismo del pueblo americano.

Hoy, Wall Street se ha convertido en la metonimia del mercado financiero de los Estados Unidos y del mundo. En un sentido conceptual, representa al poder económico sin importar fronteras, marcando a su vez tendencias de negocios, oportunidades de crecimiento empresarial y personal sin límite. Es el símbolo de un sistema basado en comercio, inversión, desarrollo, capitalismo e innovación. Es un referente en las noticias económicas de prensa y televisión, quienes a diario reflejan sus índices aventurando incluso como se moverán al día siguiente, Un auténtico “rockstar” de las finanzas mundiales que fuese llevado a la pantalla grande por Oliver Stone (1946).

En el film Wall Street (1987), el personaje principal, Gordon Gekko, interpretado por Michael Douglas (1944) deja caer la frase “la codicia es buena” que captura parte del lenguaje cultural de negocios, contemporáneo al “lunes negro” de ese año. Gekko es la síntesis de tres personas reales, Ivan Boesky (1937) deshonrado agente de bolsa, Michael Ovitz (1946) inversionista y Carl Icahn (1936) deshonesto ejecutivo corporativo

El futuro indica que Wall Street seguirá en crecimiento, con las correcciones de su dinámica, que está impulsada por el deseo de prosperidad sustentado desde hace unas décadas por la innovación que está señalando el camino a seguir. Seguramente habrá nuevas y mejores empresas que seguirán sosteniendo lo que comenzó con 24 hombres que estructuraron un sistema organizado de modo tal que ha perdurado en el tiempo, dando incontables beneficios a la sociedad más allá de los vaivenes propios de la actividad financiera. Seguramente el toro continuará siendo el ícono de Wall Street en la medida que sigamos teniendo una sociedad que confía en los principios básicos como trabajo, esfuerzo, ahorro y confianza en el sistema, los que marcan el camino de prosperidad que todos deseamos alcanzar.

«La inversión es un negocio a largo plazo donde la paciencia marca la rentabilidad

Francisco García Parames

1963

Fuente:www.bbbva.com.es, Pilar Marinez Farina, escuelapedia.com, caixabank, la5thconbleeckerst.com/ Ecured.cu, Rankia.com,wallstreetjournal, Wikipedia.com.

Tags: , ,