Location, FL, 33141
+1 (305) 606-0855
hola@wedoabc.com

HAGAN SUS APUESTAS

HAGAN SUS APUESTAS

Cuando leemos o escuchamos la palabra casino, inmediatamente reproducimos en nuestra mente la imagen de un distinguido y glamoroso edificio, la de un lujoso hotel, la de una calle llena de vibrantes luces de neón, gente divirtiéndose y apostando en mesas de juego, espectáculos, alcohol y mucho ruido. Es fácil hacerlo pues gracias al cine todos sabemos que aspecto tiene un casino, aunque nunca hayamos pisado uno. Ahora bien, en el mundo hay infinidad de casinos, legales y no tanto, representando una inmensa masa de dinero que a diario se mueve en ellos, sin embargo, podemos afirmar con mucha certeza que las dos ciudades más representativas de ésta categoría de negocios son el Principado de Mónaco y Las Vegas, cada uno de ellos con una identidad propia, unidos solamente por el juego. Como sabemos, la televisión, cine y prensa se han encargado de situar a estas dos como el “epítome” de los juegos de azar, glamour y pecado, todo empaquetado para generar turismo, dinero y diversión.

Desde hace unas décadas, la incorporación de los casinos online ha generado un crecimiento en el número de jugadores, así como de dinero. No son solo aquellos que por alguna razón no pueden trasladarse a un lugar físico sino también de aquellos que los frecuentan y luego siguen participando del juego a través de la red. Este nuevo formato de casinos, en el que se puede apostar “en vivo” está incorporando espectáculos vía “streaming” de modo de hacer más real la experiencia. ¿Serán una amenaza en el futuro cercano? ¿Podrán competir con el glamour y el pecado? Veamos entonces brevemente el origen de estas categorías y definamos de algún modo el futuro.

Si bien se piensa que ya en la prehistoria existían, el registro más cercano que se conoce es de los sumerios y asirios (3.000 a.c) quienes utilizaban un hueso animal, el “astrálago” o “talus” (taba) que tallaban para que pudiera caer en cuatro posiciones de manera de poder apostar a ellas. Los egipcios (2.000 a.c) tenían un dado de seis caras con el cual jugaban y en China ya en el año 500 a.c se apostaba dinero en peleas y carreras tanto de hombres como de animales. La Tercera Cruzada (1187-1192) introduce en Europa un juego denominado “hazard” en inglés y “hasard” en francés significa “riesgo”, “chance y cuya raíz etimológica proviene del árabe “al-zahr” palabra conque este pueblo denominaba a los “dados”, el juego de azar más antiguo que se conoce.

El origen de la palabra ‘casino” es italiano siendo su raíz la palabra “casa”; era una construcción cerca de una villa o un palacio en donde se realizaban actividades placenteras, entre ellas, juegos de azar, música y baile.  El primer casino de la historia fue construido en Venecia en 1.638 denominado Ridotto con dos juegos que lo hicieron popular, el Biribí, antecesor de la lotería y bingo y el Bassetta, muy similar al Blackjack si bien algunos sostienen que este último ya se jugaba en Francia con el nombre de “Vingt et Un”, veintiuno en español. El tiempo pasó y no fue sino a finales del siglo XVIII y principios del XIX cuando se produce el boom de los casinos en Europa, ciudades como Baden Baden, Weisbaden en Alemania y Montecarlo en Mónaco construyen glamorosos casinos orientados a la clase alta de la sociedad.

Monte Carlo es el lugar donde no solo abunda el lujo y el glamour sino, además, la elegancia aristocrática que lo diferencia de cualquier otro casino en el mundo. La idea del casino fue de la princesa Marie Caroline (1793-1879) esposa del Príncipe Florestan I (1785-1856) que al ver que las arcas del principado se encontraban en una precaria situación decide crear una nueva fuente de ingresos para la familia real. El famoso arquitecto Charles Garnier (1825-1898) creador de la Opera de Paris (1669) transformó un edificio con el mismo estilo Beaux-Arts siendo inaugurado en 1863. El complejo incluye el Gran Teatro y la sede de los respetados Ballets.

Francois Blanc (1806-1877) fue el primer Director del casino, así como también quien agrego el número cero en 1842 a la ruleta inventada por Blaise Pascal (1623-1662). Francois renombró el casino como Monte Carlo en honor al Príncipe Carlos III (1818-1889) quien le diese la responsabilidad de dirigir el negocio. Este pequeño cambio hizo posible recuperar las finanzas del principado puesto que al tener una proporción de premios 1/37 en vez de 1/36 deja un margen para la casa de 2,7%. Mónaco tenía dinero en abundancia y la clase aristocrática europea lo visitaba para jugar, ver y dejarse ver. El tiempo pasó y las guerras impactaron al principado y su casino sin llegar al extremo y es Rainier Louis Henri Maxence Bertrand Grimaldi (1923-2005)  coronado en 1950 como Rainier III quien reinicia la recuperación, especialmente cuando contrae matrimonio en 1956 con la reconocida actriz estadounidense Grace Patricia Kelly (1929-1982) agregando glamour e incorporando al mundo del jet set artístico a Monte Carlo, destino y residencia de deportistas, artistas y famosos de toda índole hasta hoy.

Al otro lado del Atlántico, en el estado de Nevada, se encuentra la “capital mundial del entretenimiento”, Las Vegas. Esta ciudad debe su nombre al comerciante-explorador Antonio Armijo (1804-1850) quien buscando atajos en la ruta Santa Fe y Los Ángeles descubre en 1829 unos manantiales en medio del desierto y los bautiza de esa manera, vegas es sinónimo de prados. John C Fremont (1813-1890), primer presidente republicano la visito en 1844 y fue el responsable en 1855 de atraer pioneros, una vez el estado fue anexado a EEUU. La ciudad luego se convirtió en parada de reposta para el ferrocarril transcontinental de Union Pacific y en 1911 fue declarada ciudad Si bien el juego fue ilegal en Nevada de 1910 a 1931 no había quien detuviese a los trabajadores del ferrocarril y de la represa Hovver (1935) que lo practicaran en tabernas, restaurantes y cuanto lugar se pudiese a modo de entretenimiento.

El Golden Gate (1906) fue el primer casino legítimo y el Rancho Vegas (1941) el primer complejo turístico que incluía piscinas, equitación y juegos de azar; toda una novedad en la época, sin embargo, fue Bugsy Siegel (1906-1947) quien con dinero de Meyer Lansky (1902-1983), ambos reconocidos gangsters, fundase en 1946 el famoso Hotel Flamingo,  convirtiéndolo en el lugar predilecto de los artistas de Hollywood y la mafia estadounidense, quienes a través del sindicato, se dedicaron a desarrollar la ciudad y el juego. Al Flamingo lo sucedieron los icónicos hoteles, New Frontier (1950) Sands (1952), Sahara (1952) repartiéndose el juego entre las “familias” de Chicago y New York. El estado de Nevada se convirtió en el único en legalizar el juego y la prostitución en el país por lo que Las Vegas adquirió el mote de “ciudad del pecado” atrayendo a millones de turistas que la frecuentaban, así como a poderosos como Howard Huges (1905-1976) a quien le gustó tanto el haberse hospedado en el Hotel Desert Inn que a la salida del mismo decidió comprarlo.

Si bien los 50’s y 60’s marcaron una época de crecimiento de la ciudad, el momento real de entretenimiento, lujo y diversión de primer nivel se consolida con la apertura del Mirage Hotel-Casino en 1989 y el Hotel-Casino Bellagio en 1998 ambos propiedad de Steve Wynn (1942). Las grandes figuras del espectáculo y fastuosos shows han pasado por la ciudad que hoy es un centro masivo de distracción y juego bajo el paraguas de la famosa frase creada en 2003 por Sig Rogich (1944), “Lo que pasa en Las Vegas, queda en Las Vegas” que la identifica mundialmente desde entonces.

Las máquinas tragamonedas, conocidas en su origen como “bandidos de un solo brazo” fueron creadas en 1890 por Charles Fey (1862-1944) teniendo gran éxito en el público adicto al juego. Los primeros softwares que sustituyeron los mecanismos tradicionales de estas máquinas aparecieron en los 70’s transformándolas prácticamente en computadoras. El blackjack digital fue el siguiente juego en digitalizarse y su evolución acercó a más jugadores. Solo faltaba una red que conectase y permitiese desarrollar tecnología para todos los ámbitos de un casino, esa red era Internet.

El nacimiento del primer casino digital de la historia, Intercasino, tuvo lugar en Antigua y Barbuda en 1994 cuando Martin Moshal (1970) creó Microgaiming, compañía que desarrolló el software para jugar online. Otro joven emprendedor, Teddy Sagi (1972) fundó Playtech en 1999 desarrollando también software para jugar online; ambas empresas han creado más de mil programas enfocados en juegos de azar. Para dar seguridad a las transacciones, Andrew Rivkin creó en 1995 Cryptologic, la primera empresa en desarrollar una aplicación con alto margen de seguridad.

La estrategia de estos casinos online es ofrecer variedad de juegos como Poker, Baccarat, Blackjack e incluso ruleta, atrayendo a jugadores, expertos o nuevos, con bonos de bienvenida, créditos gratis y promociones en dinero para continuar jugando desde la comodidad de su hogar o en el lugar en que se encuentren, sin distraerse como lo harían en un casino físico; no hay horario que los limite y están abiertos todo el año a toda hora sin descanso alguno. Existen más de 2.000 casinos online y el mercado sigue creciendo, marcas como Betway, 888Casino, LeoVegas, Betson, Party Casino,Starvegas son algunas de las más famosas,

¿Cuál es entonces el futuro de los casinos? Si bien es cierto que el mundo digital ha logrado un alcance masivo permitiendo que más personas se incorporen al juego, no es menos cierto que el glamour, entretenimiento y diversión que ofrecen los casinos físicos llevan una gran ventaja. Es entonces lógico pensar, que ambos mundos van a convivir en la medida que mantengan sus estrategias consistentes como hasta ahora. Nadie imagina a James Bond sin smoking y sin martini sentado en el sofá frente a su Ipad apostando en Betway…o sí?

“El juego es hijo de la avaricia, pero también padre del despilfarro”

Charles Caleb Colton

1780-1832

Antonio Delgado

Senior Consultant & Coach

10/15/2020

Para ver mas blogs visite www.wedoabc.com

Fuente: Teleprensa, Pueblosycomarcas.com, cucoalmeria.net, Wendy Abigail Veloz Rodriguez, Louis Wheeler, 888Casino.es, redhistoria.com, casi-casino.com, lenguaviva.com